24/08/2011

Al señor de los anillos le llega la hora

Noticia

Lo anunciamos con placer y regocijo: parece nomás que al Hosni Mubarak de Sarandí se le va acercando el momento que todos esperan. Los 32 años de poder en el sillón de la AFA se le caen encima de a poco pero sin pausa. Después de tantas contradicciones, de tantas idas y vueltas, Julio Grondona esta apuntado hasta por algunos amigos que hace poco sólo se animaban a decirle, como si se tratara de una aceptación religiosa, un “sí, Don Julio”.

Sin saberlo, Grondona perdió su dominio absoluto de la AFA con una de las iniciativas más impopulares que se recuerden. El ferretero resultó tan hábil que llegó a la vicepresidencia de la FIFA sin saber una sola palabra en inglés, pergeño un plan para que River  y los demás grandes en desgracia se eternizaran en la Primera División del fútbol argentino. El negocio de la televisión, tal como remarcó  el vocero Ernesto Cherquis Bialo, así lo requería. Pero la medida fue rechazada por casi todos los hinchas; hasta los propios millonarios no quisieron saber nada con ese beneficio deshonroso.

“Ni loco doy marcha atrás”, enfatizó Don Julio cuando los simpatizantes empezaban a agruparse, el Grupo Clarín-como siempre en los últimos tiempos- aprovecha para cuestionar al Gobierno y Daniel Vila –opositor a Grondona y probable candidato a presidente de la AFA en octubre- se frotaba las manos.

Cuatro días después, Grondona se arrepintió y pateó el tablero. Mientras el Gobierno se hacia el despistado por las múltiples críticas, el presidente de AFA tuvo que salir a decir que el torneo volvía a la normalidad, que nada iba a cambiar. “Se suspendió. Debo ponerle coto a un montón  de cosas que, pareciera, no cayeron bien”, manifestó.

El “Todo Pasa” que asoma brillante desde su anillo de oro otra vez volvía a escena, aunque muchos siguieron enfurecidos. Veinticuatro horas después de su anuncio 400 hinchas fueron hasta Viamonte 1366 para exigirle la renuncia más esperada  de los últimos años. Los futboleros indignados llevaban una consigna simple y precisa: “Chau Grondona”. Pero Grondona lamentablemente, está lejos de decir chau. El 18 de octubre buscará ser reeelecto por ¡octava vez! Como presidente de la AFA. Llegó en 1979, cuando Rafael Videla gobernaba a sangre y fuego el país, y desde ahí continuó hasta la actualidad. En su interminable gestión ya pasaron 13 presidentes (Videla, Viola, Galtieri, Bognone, Alfonsín, Menem, De la Rúa, Puerta, Rodriguez Saa, Camaño, Duhalde, Kirchner y Cristina Fernández). Lo putean, lo amenazan, lo silban, pero Don Julio persiste. El ferretero con más poder del país se consolidó a fuerza de agravios, censuras y complicidades, Hasta el 2009 era el aliado estratégico de Clarín, luego de que a éste se le concediera los derechos televisivos de la A, el Nacional B y la Primera B. La prueba más clara de esa amistad sucedió en 2003, después de que en un programa de TyC Sports, El sello, Grondona hiciera público su antisemitismo. “Los judíos no llegan a ser árbitros de primera división en la argentina porque el mundo del fútbol  es algo difícil, trabajoso y a los judíos no les gustan las cosas difíciles”, declaró. Fue un escándalo que muchos intentaron silenciar. Con el periodista de ese ciclo, Ramiro Sanchez Ordoñez, no hubo piedad. Televisar ese testimonio fue su final: lo despidieron, curiosamente, unos meses después de su entrevista. No son pocos los que afirman que fue el mismo Grondona el que levantó el teléfono y pidió su cabeza ante jerarcas del multimedios.

Sagaz y maquiavélico, cuando los clubes pedían un auxilio económico para seguir viviendo, Grondona rompió con Clarín y Torneo y Competencias y le estiró la mano al Gobierno, que comenzó a transmitir los 10 partidos de Primera a cambio de 600 millones de pesos anuales, más del doble de lo que recibirán las instituciones con el contrato anterior. Autor de un sistema perverso –“AFA rica, clubes pobres”- personalista, donde los votos son a mano alzada y ante su mirada, Grondona cada día encuentra más resistencia dentro de la casa que lo cobija desde hace más de tres décadas.

La obsecuencia de algunos se dosificó luego de que Don Julio presentara el megatorneo de 38 equipos. “No tenemos mucho tiempo”, les explico a los 26 directivos el lunes 25 de Julio. Cuatro se abstuvieron y 22 le dijeron “sí, Don Julio”, aunque más tarde salieron a cuestionarlo. Por suerte, Grondona ya no puede hacer lo que se le canta con la pelota nacional. Como Mubarak o Muamar Khadafi, su final parece estar más cerca. Ojalá así sea.

Nota de Edmundo Dantés-  Revista El Guardían

Descargar proupuesta de ley
Descarga del estatuto actual de la AFA
Últimas noticias
Una joda más grande que la Argentina misma Leer
El burlesco Torneo del Interior Leer
La lesión de Mauro Gil pone en evidencia el desmanejo... Leer
El muerto n° 159 de la Era Grondona: más violencia,... Leer
Barras bravas: otra vez locura sin respuestas Leer